He rozado con las puntas de mis dedos la recuperación, pero cuando creía que todo había pasado… se volvió hacer de noche y el regreso de las nubes negras una realidad.

Los profesionales dicen que es normal, que estos toboganes de estar bien y volver a caer son normales.

Pero duelen. Duelen porque escapan a la razón. No entiendes ni eres capaz de racionalizar como de nuevo las malditas nubes escupen rayos de tristezas y te susurran al oído que te vayas a dormir; que el mundo no te necesita.

De nuevo no encuentras consuelo y miras con mucha pena los días pasados cuando casi saltabas de alegría porque ibas a recuperar la vida de siempre.

Sinceramente no sabes como salir de la maldita tormenta. Correr no sirve; quedarte quieto sólo sirve para mojarte con gotas de lluvia negra que harán que tu alma se empape y se resfríe.

Y así, sin saber cómo, de nuevo te ves en medio de la maldita tormenta; sin saber cómo, han aparecido las nubes cuando ya estabas disfrutando de un sol radiante.

Las preguntas de la gente que te quiere siempre van en la misma dirección: ¿pero ha pasado algo? ¿Has tenido algún problema importante?… y sinceramente no sabes que contestar. Sólo sabes, que de nuevo, te cuesta tragar y que el día se hace más largo de lo normal.

Tus fichas en este Casino de repente ya no sirven y ves como en una sola jugada vuelves a perder todo lo que habías ganado. ¡NO hay consuelo!. Lo racionalizas y entiendes lo que dicen los médicos pero no llegas a comprender porqué ayer iba todo bien y hoy de nuevo aparecen las ganas de llorar.

Es totalmente irracional y por eso tan difícil salir de las nubes negras. Cuando crees que todo pasó, la tormenta vuelve con fuerza y te pilla en pantalón corto y con un helado en la mano.

Está claro, que hay que continuar trabajando en la dirección que se estaba trabajando y siempre intentando dejar esas nubes a tus espaldas, pero te cansas.

Y te cansas mucho. Porque además aparece un pensamiento negativo que se quiere quedar acampado en tu mente débil: ¡¡¡¡¡NO SERAS CAPAZ DE SALIR DE LA TORMENTA¡¡¡¡¡

Sin embargo, sabes que tienes que seguir, que quedarte parado es una derrota segura. Y que si sigues avanzando llegará un momento en que las nubes no volverán.

Tengo que reconocer que esto es lo más difícil a lo que me he enfrentado después del autismo. Porque además, en este estado depresivo y con ansiedad, el autismo te reta a una partida de dominó sabiendo que la partida terminará dando un golpe en la mesa poniendo el seis doble y riéndose en tu puta cara, pues no has sabido jugar tus fichas aún a sabiendas que eran mejor que las suyas.

El autismo aquí coge fuerza y te recuerda que independientemente de tu estado, él va a estar ahí día tras día, y que en cuanto bajes la guardia te va a golpear y se va a ir a por otro adversario que le ponga algo más de resistencia, pues a ti te noqueó en el primer golpe del día.

Volveremos a luchar, pues no me queda otra. Es como el feo que sale a ligar; cada viernes se pone su gomina y se echa su colonia, porque sabe que alguna vez besará a la mujer de su vida.

Y ese es el secreto. Cada día ponerte a trabajar y llegará un día en que de nuevo salga el sol. Si no el autismo descargará lluvia negra con fuerza y será una riada que se llevará lo que más quiero.

¡Seguiremos luchando!

Reflexiones de un autista.

HombreDepre

 

 

Anuncios

BEBEE Y LA CALIDAD

Recojo el testigo de los buzzes tan acertados, y tan magistrales que hicieron en su momento Carmen Juanes, Fernando, Raúl Herrero, José Luis Casado y seguro que otras muchas abejas. Estos buzzes parecen dejar de manera clara y meridiana que la diferencia de beBee, con respecto a otras redes sociales, es la calidad en sus publicaciones por parte de las abejas, que se toman muy en serio eso de producir miel. De hecho en sus buzzes llegan mucho más allá y afirman que el futuro de beBee pasa por ofrecer calidad.

Ahora bien, “la calidad” como “el buen servicio” por hablar de otro término que está en la linde de lo subjetivo, conviene definirla y dejarla bien clara. Nos encontramos ante un problema, pues seguramente si preguntáramos qué es un texto de calidad a diez personas existirían diez definiciones diferentes de lo que para ellas es ofrecer calidad en un texto.

Esto viene dado por el carácter subjetivo que es inherente al término. Sin embargo, y atendiendo a que esto es una dificultad, lo que también está claro es que estas definiciones seguramente tendría una serie de puntos en común que diferencian a un texto que tiene calidad del que no lo tiene.

Yo veo calidad en tu texto, cuando observo las siguientes características en él:

  1. Que tenga una cierta estructura y lógica determinada. Con introducción, cuerpo y conclusión o desenlace. Hay textos, que se publican en otras redes (nunca en beBee, jejejeje) que te empiezan hablando de sus tíos en Soria, para hablar de un trasplante de corazón, y como terminó la segunda guerra mundial. Es como si el que lo hubiera escrito, fuera el mejor amigo del novio en la noche de bodas y pasara de las cañas, al chupito, luego vino, luego vodka, luego ron… y total que emborracha al personal que lo lee…
  2. Que sea verdad. Que no se mienta. Esto no es la barra de un bar, donde puedes vomitar datos verdaderos y falsos al mismo tiempo, o como decía mi abuelo entre col y col, lechuga. En las Redes Sociales, cuando dejas algo escrito puede llegar a miles de personas y entre esas miles de personas seguro que si dices que hay un hombre en Socuellamos, provincia de Ciudad Real, que calza el zapato más grande del mundo, alguien se meterá en wikipedia, investigará, y si no es verdad te pillará. Es decir, si escribes, ten claro que tienes que contar “verdades” pues hay tiempo para comprobar la fiabilidad de lo que dices.
  3. Que haya equilibrio entre la razón y la emoción. Si el texto, es demasiado racional gustará no digo que no, pero la calidad debe de llevar siempre unas gotitas de emoción. De alguna manera te tiene que tocar el corazón. Si no lo hace sería como leer el B.O.E.
  4. Que lo hagas con pasión y cariño. Esto es como cuando le preguntas a las abuelas después de hacer una comida rica cómo lo han hecho y dicen la famosa frase: con mucho cariño, los ingredientes dan igual.

Pues con los textos pasa un poco lo mismo; hables de lo que hables, tengas clara o no la estructura…, si lo haces con cariño es difícil que no ofrezcas calidad. Pon amor, pasión, y cariño, agita la coctelera y la calidad aparecerá sin darte apenas cuenta.

  1. Que respaldes los datos que das con estudios realizados, con nombres de personas que estudiaron del tema, con citas famosas de personajes célebres, etc. Todo esto refuerza tu texto en cuanto a calidad se refiere, ya que demuestra al que lo lee que has preparado el texto y no te ha surgido al levantarte con una resaca digna de adolescente que ha ahogado sus penas en alcohol por un desamor de finales de verano.
  2. Que si no deseas poner datos, ni estudios, ni citas, y todo esto te parecen pamplinas, cosa totalmente respetable, habla de tu experiencia personal en el tema del que hablas. Si detallas lo que tú has vivido en ese tema, ofrecerás calidad, ya que cumplirás con los puntos anteriores casi sin quererlo. Habla de tu experiencia sacando lo mejor y también lo peor que tienes dentro. Ayudarás a la gente y sabrán valorarlo, pues la sinceridad de una experiencia vivida es la esencia al final de la calidad.
  3. Que despierte una sonrisa en el que lo lee. Puedes hablar de las piezas del motor de los transatlánticos del Mar Negro, poniéndole unas gotitas de humor. Por favor, arranca una sonrisa del que lee el texto. Maneja la ironía, el sarcasmo o mejor el sentido del humor en tus textos y la gente no podrá de dejar de leerlos hasta el final.
  4. Que no sea aburrido. Una amiga mía mantenía que era mejor hacer el amor con un feo que con un tío aburrido. Y con los textos pasa más o menos lo mismo. Es preferible un texto feo, que un texto aburrido. La gente que escribe textos aburridos son gentes sin alma, me decía mi abuelo ya de muy pequeñito… jejejejeje

Por último afirmo que esto para mi es “calidad”, pero es una opinión totalmente individual, cuestionable y sin ninguna pretensión de sentar cátedra. Seguro que hay miles de abejas que saben mucho más que yo de este tema.

Como digo todo lo dicho es opinable e incluso censurable, pero hay una cosa en la que creo y en la que no pienso que nadie difiera conmigo: la calidad es individual y por lo tanto intransferible.

¡Sé auténtico!, habla y escribe, como eres. No hay peor cosa que escribas como no eres. Pues aunque consiguieras “calidad” pagarías un precio tan alto que no merecería la pena: dejarías de ser quien eres. Es mejor ofrecer poca calidad y ser auténtico, que ofrecer calidad y dejar tu ser en el camino. Hazme caso compañero, no pierdas nunca tu autenticidad por nada ni por nadie.

Reflexiones de un autista

SeAutentico

 

EL FALSO

¡¡¡Que zapatos tan bonitos¡¡¡, ¡¡¡qué bien te quedan¡¡¡ Y en cuantito te das la vuelta, le dice al que tiene al lado. ¡Vaya zapatos de mierda que se ha comprado!

Son las personas falsas. El problema que tienen no es por ser falsos con la opinión de unos zapatos, el verdadero problema es que extrapolan esta manera de ser a cualquier interacción personal que llevan a cabo a lo largo del día. Parecen amigos y no lo son. Parecen sensatos y no lo son. Y sobre todo parecen buenas personas y no lo son. Viven para y por “el parecen”.

Es muy evidente que de estas personas no te puedes fiar, pues cuando te tienden la mano para ayudarte con la otra se están llevando la billetera. Si prestas atención son muy fáciles de detectar, pues son capaces de decirte atrocidades de sus mejores amigos, con los que se comportan de manera magistral cuando están ellos delante. Por supuesto harán contigo lo mismo cuando te des la vuelta.

En el autismo, estas personas no ayudan, si no que tiran de ti hacia abajo. De verdad no se necesita al lado tuyo un falso cuando estás sufriendo el autismo en tus carnes. Porque el autismo otra cosa no tendrá, pero es sincero.

Sumarán más decepción a la que desgraciadamente ya estás acostumbrado como padre o madre de un niño autista. Te dirán cosas bonitas cuando estés delante e incluso parecerá que te ayudan. Pero recuerda “sólo lo parece”. Porque cuando te des la vuelta son capaces de decirle a otra persona que no estás preparado para atender a tu hijo.

Estas personas, dependiendo de cuando las descubras, puedan causar mucho daño, ya que su disfraz “del parece” te hace creer una cosa que no es. Y cuidado porque lo verdaderamente peligroso es que deposites en ellos mucha confianza, ya que tarde o temprano aparecerá su falsedad y te hará mucho daño darte cuenta el error que has cometido. Ellos saldrán indemnes de dicho envite.

Muchas veces no tienen conciencia de ser falsos, lo que les hace ser fácilmente detectables si prestas un poco de atención. No tienen conocimiento de si mismos y creen que obran correctamente. Es difícil, que alguien nombre entre sus defectos la falsedad. Según su percepción, ellos no obran mal y no ven de cobardes hablar por la espalda, disfrazándolo de que no se lo dicen a la persona por no hacerle daño. En fin es su manera de ver el mundo.

Sobre esto me quedo con una reflexión, que leí en algún lugar y no recuerdo donde: si vas hablar de alguien que no esté atrévete como mucho a decir lo que dirías si estuviera ella delante. Si dices algo que no te atreverías a decir si estuviera esa persona no lo digas, pues le estás dando palomitas a la falsedad mientras ve una buena película de cine.

El autismo, podrá ser muchas cosas, pero lo que no es, es falso. Es real, verdadero. No hay trampas. No engaña. No confunde. Se muestra tal y como es. Y la persona con autismo: ellos no conocen ni la falsedad ni la mentira. Y eso les honra.

De verdad si vas a ser falso, con un persona con autismo mejor que te apartes de ella y de su camino. No la vas ayudar.

Reflexiones de un autista

Elfalso

EL HOMBRE QUE TODO LO SABE

Hay un tipo de persona, que todo lo sabe. Da igual que le hables del espacio, de la tortilla de patatas, de las redes sociales o de la marca personal. Este tipo cuando se pone hablar es un saco sin fondo, habla sobre cualquier tema que salga a la palestra.

Viven para y por la polémica, no entienden la vida sin entablar discusiones por todo. A su favor, hay que decir que suelen tener tres características buenas: son autodidactas, saben mucho de muchas cosas y son personas bastante seguras de sí mismas. Sin embargo, como todo en la vida tienen sus peros: ni saben tanto como parece, ni son tan seguros como se muestran.

Se meten en barrizales, cuando tienen en frente a alguien que realmente conoce el tema en el que entran, como buen toro a un buen capote. Pero ellos no se cortan. Mantienen su posición a capa y espada, como un buen mosquetero en plena pelea de espadachines. Son diferentes al pesado, porque no es pesadez lo que ofrecen, si no conocimientos y sabiduría barata, como si de un mal vino se tratara. Es por ello que no suelen ser queridos.

Tienen problemas en la cenas de empresa o en comidas de amigos, ya que nadie se quiere sentar a su lado. Porque la gente sabe que, ante cualquier cosa que se diga, saldrá el hombre que todo lo sabe y corregirá argumentos, dirá que eso no es así, y bla, bla, bla; es por ello que son lobos solitarios y por esta historia que ellos mismos han montado tienen mucho tiempo para informarse de todo tipo de cosas que les sirva para discutir cuando van a desayunar al bar.

-Si tú pides una caña, te dicen que eso puede ser el principio de un alcoholismo incipiente que dormita en tu interior.

-Si dices que te has dado un golpe en el coche, te darán una clase magistral de los tipos de seguros y como tienes que hacer para que la compañía no te ponga problemas. Eso sí terminarán diciéndote educadamente que tu seguro es una mierda.

En el autismo, estas personas crispan mucho. Porque en cuanto descubren que tu hijo es autista se les encienden los ojos y un asterisco brillante se les pone en el diente. Saben que ha llegado un tema en el que pueden poner en prácticas todos sus desconocimientos y sus tonterías empiezan a brotar como torrente de agua en pleno deshielo en la montaña.

Es curioso, pues suelen empezar su intervención con un argumento válido: ANDA TU hijo es TEA, (Trastorno Espectro Autista)… y tú piensas, ¡hombre alguien que conoce lo que le pasa a mi hijo!

Pero, amigo es solo un espejismo. Porque a continuación, empieza a vomitar tonterías y cosas sin sentido que el hombre habrá oído en el mercado o se las habrá contado algún amigo en el bar, en el que el alcoholismo ya no es una cuestión incipiente en su interior, sino una realidad visible en su exterior.

Y así empiezan su perorata con lo típico: estos niños saben contar muy bien. Además son todos grandes músicos. Seguramente si le diera a tu hijo un piano, sería capaz de tocar por Beethoven como los ángeles. Y estos argumentos, que como digo no dejan de ser tópicos y prejuicios fruto del desconocimiento, no hieren tanto como cuando empiezan con las tonterías y las verdades que solo existen en su cabeza.

.-Hace poco leí que el autismo se puede corregir si comes mucho pescado azul.

.-Lo que tienes que hacer con tu hijo para que hable es ponerle muchas palabras en el ordenador y él solo aprenderá cualquier idioma que tú quieras, porque son más inteligentes que el resto…

[…]

Y así, sin darte cuenta, el hombre que todo lo sabe se ha hecho con la conversación y ya no te deja hablar… sólo te queda terminar rápido la cerveza, acabarte las bravas aunque piquen mucho y pirarte enseguida… si no lo haces, tu enojo irá en aumento y terminarás por enfadarte con él; cosa que no merece la pena, pues estas personas están acostumbradas a que la gente se enfade y a lo mejor tú no y si lo haces, a ti te quedará mal sabor de boca y él se marchará tan tranquilo.

Pon una persona en tu vida que ame todo lo que pueda, mejor que una persona que todo lo sepa.

 

Reflexiones de un autista.

El que todo lo sabe

EL TORPE

Ese tío en la oficina, mientras va hablando con otro, con el codo le da a un bote de bolígrafos que a su vez le da a un café de máquina, de esos que se los das a un carcelario y te lo escupen a la cara, y cae en el servidor de la empresa que ha costado un millón de pavos.

Ese tío, es el que se ofrece en el picoteo de Nochebuena que se hace en el trabajo, a abrir el champan y lo derrama en la moqueta que eligió la mujer del presidente con enorme cariño. Este tipo, suele ofrecer una silla a una señora que no llega a la estantería diciéndole orgulloso: ¡no, hombre no!, ¡en su estado no haga esos esfuerzos! La mujer le mira con mala hostia, al tiempo que mira su barriga cervecera, diciendo entre dientes: no estoy embarazada.

¡¡Ese tío es el TORPE!!

Esta gente, no opera con malicia. Muchas de las cosas que hacen, no se dan ni cuenta. Muchas veces le llaman gafes, otras veces se tapan del frío con la capa de LA MALA SUERTE, pero no suelen caer mal. De hecho muchos de ellos, y gracias al país donde nacimos, nos desarrollamos y si Dios quiere nos moriremos, son considerados los más graciosos de los muchos grupos con los que interactuamos a lo largo de nuestra corta vida.

En algún momento, yo he sido de todos y cada uno de los tipos de personas de las que he hablado. Pero si estoy orgulloso de ser una, sin duda ¡soy un TORPE!

Soy un tipo, al que no dejan hacer nada en las casas rurales, pues saben que si voy a salar la comida, se me romperá la bolsa y las chuletas sabrán como si se hubieran criado en el mismísimo Mediterráneo. En la boda de mi hermana, fui a cortar un poco de tarta y metí la manga en el chocolate.

En el AVE, creyendo que había cerrado la puerta del baño, y ante un retortijón de ese café que es más malo que el de las oficinas, se me abrió la puerta, y una señora con gafas grandes, me vio sentado en el trono, como si fuera el Rey Arturo antes de dar comienzo la ceremonia por la última batalla ganada.

Y así una, y otra y otra…, meando en la oficina, se me puso al lado un tío nuevo que no conocía de nada, y por romper el hielo, le dije: ¡¡¡¡OTRA COSA NO, PERO VAYA PISTOLA QUE TENGO¡¡¡¡ SEÑALANDOME A MI MIEMBRO VIRIL. Luego me enteré que era el hijo del dueño de la compañía en la que sigo trabajando (de momento), y que cada vez que se cruza conmigo me señala haciendo el gesto de una pistola.

En fin, podría seguir y seguir, y hasta donde me llegara la memoria podría contar cosas increíbles, que no son más que lindezas de una gran torpeza, que nunca llevaron maldad cuando las provoqué.

En el autismo, tener al lado a un torpe no es aconsejable, pero si llega tampoco hay que decirle que no. De verdad, un buen torpe, despierta alegría y sonrisas a su alrededor. Y si es de buena cepa, él mismo se reirá de sí mismo, y será un placer tenerle a tu lado pues te hará los días más graciosos. Al fin y al cabo, estamos aquí un rato, y si alguien te arranca una sonrisa es de agradecer, aunque sea intentando salir por una puerta de cristal creyendo que está abierta y se pegue con ella en el cuerpo entero.

También te digo una cosa, el único defecto que tiene este tipo de personas, por ponerles un “pero” es que pueden llegar a poner algo nerviosos a los demás, que ven en la torpeza el inicio de la gilipollez.

Como torpe profesional que soy, otra cosa que he sufrido en mis carnes es que hay gente que se siente vacilada. A veces la torpeza puede llegar a ser tan grande, que la persona que tienes enfrente se puede sentir herida, pues lo percibe como un vacile hacia su persona.

Yo nunca en mis torpezas tuve esa intención, porque además la cuestión fundamental para que se trate de una buena torpeza es que sea natural, improvisada y accidental. Si en cualquier momento estuviera planeada, o se hiciera con un fin determinado perdería toda su esencia.

Como persona autista te diré que, si eres torpe y te caes, cáete para abrazarme.

Si te tropiezas, procura que tus labios terminen en los míos, y si alguien te empuja porque no te ha visto y me tienes en frente, abre bien los brazos para abrazarme muy fuerte y susurrarme al oído que me quieres y vas a hacer todo lo posible por integrarme.

Si haces esto, me importará un carajo lo torpe que puedas llegar a ser.

Reflexiones de un autista

 

Eltorpe

NO TE MUERAS TODAVÍA

¡Por favor! no te mueras antes que yo si eres de los que lleva la bolsa al Carrefour, no por ecologista, si no por tacaño. ¡No te mueras antes que yo!

¡Por favor! no te mueras antes que yo si eres de los que llevan medio puro en la boca y a golpe de lengua te lo pasas de un lado a otro de los labios. ¡No te mueras antes que yo!

¡Por favor! no te mueras antes que yo si vas con bañador y con calcetines o tienes una bata brillante con un palillo en el bolsillo derecho que usas más de una vez. ¡No te mueras antes que yo!

¡Por favor! no te mueras antes que yo si te das golpes en el pecho diciendo que quieres mucho a tu familia en la puerta del puticlub. ¡No te mueras antes que yo!

¡Por favor! no te mueras antes que yo si eres un mando intermedio de una COMPAÑÍA chusquera, y cierras tus ventas con la técnica de las tres P: putas, puros y pacharán. ¡No te mueras antes que yo!

¡Por favor! no te mueras antes que yo si criticas a este maravilloso país por su clase política pero cambias las ventanas de tu casa y no pagas el IVA. ¡No te mueras antes que yo!

¡Por favor! no te mueras antes que yo si cuestionas el amor de María Teresa Campos y Bigote Arrocet. ¡No te mueras antes que yo!

¡Por favor! no te mueras antes que yo si mantienes acaloradamente que no tienes un BMW porque es igual que el Skoda que tienes en la puerta o que la SIN es igual que la cerveza con alcohol o que seguirías yendo de alquiler a Torrevieja aunque te regalaran un crucero por las Islas griegas. ¡No te mueras antes que yo!

¡Por favor! no te mueras antes que yo si te tatuaste en el brazo LAURA TE AMO pero tu mujer se llama Silvia porque Laura no pudo resistirse a los encantos de barrio de Manolo el cobrador de la póliza de los muertos. ¡No te mueras antes que yo!

¡Por favor! no te mueras antes que yo si has dejado que tú mejor amiga haya colgado en las redes sociales una foto tuya con una diadema con dos pequeñas pollas que se iluminan, porque te sentaron mal los dos tequilas que te tomaste en la despedida de soltera de Amparito la marchosa. ¡No te mueras antes que yo!

¡Por favor! no te mueras antes que yo si pegas, si eres mala persona, si haces la vida imposible a tus subordinados, si no integras a las personas con autismo, si crees que todo consiste en ser guapo o si crees que a Leticia no le importó nada que su futuro cónyuge fuera el heredero de la Corona. ¡No te mueras antes que yo!

Pero ¡¡por favor!!, ¡¡¡nunca, nunca, nunca!!! te mueras antes que yo si eres el que vas a cuidar a mi pequeño cuando sus padres no estemos ya aquí. ¡No te mueras antes que yo!, y por favor, hazle cosquillas a media tarde… le gustan un montón.

Reflexiones de un autista

EL PERDON